Navidad sin regalos

Estamos a unas semanas de Navidad, el caos y la euforia de padres e hijos se siente en el aire. ¿Esto es lo que queremos enseñarle a nuestros hijos, sentimientos desbordados, desorden y compras excesivas?

Esta navidad podemos empezar por enseñarles un significado más profundo a los niños. Principalmente, que sí, es una época de dar pero eso no significa que solo sean cosas materiales. Aunque ya lo hemos escuchado miles de veces, hay que enseñarles a dar amor. ¿Y que mejores fechas que estas?. Crear en ellos el sentido de la generosidad.

Si lo enseñamos durante todo el año es mejor, pero ahora podemos iniciar esta tradición con abrazos, generosidad y agradecimientos.

Unas semanas antes de la navidad pueden invitar a sus hijos a seleccionar juguetes que no usen tanto -no importa que sean sus favoritos- para regalar a alguien que no tiene la fortuna de tener tantas cosas.

Como papás podemos investigar y llevarlos a alguna fundación que se dedique a ayudar a niños con distintas necesidades y que nuestros hijos los entreguen ellos mismos. Es importante que no solo lleven el regalo, sino que entiendan porque lo están haciendo. Tómense un tiempo para explicarles la actividad y que ellos sientan felicidad al dar el obsequio.

El otro aspecto importante es la convivencia familiar, que se sientan integrados y fomentar la unión entre nosotros. Hay que aprovechar las vacaciones para convivir con los hijos. Existen miles de actividades para esto, aquí les dejamos varias que pueden ser divertidas e interesantes.

  • Poner el árbolito de navidad juntos.
  • Hacer manualidades para adornar el árbol, como pintar esferas, hacer la guirnalda de palomitas, papel o de cuentas.
  • Por las noches contarles cuentos navideños.
  • Envolver los regalos juntos.
  • Escribirle una carta a Santa, no solo pidiendo regalos sino agradeciendo por todo lo bueno que recibieron este año.
  • Invitarlos a cocinar con nosotras algo para la cena navideña.
  • Que ayuden a poner la mesa en Nochebuena.
  • En Nochebuena en vez de que los niños solo estén en la cena, invitarlos a ser parte activa del discurso.
  • Pueden pedir por alguien, dar gracias o simplemente decir algo que sea importante para ellos.
  • A la mañana siguiente dejar una carta para los niños de parte de Santa aplaudiendo sus buenos actos este año.

Pueden hacer cualquier cosa que se les ocurra, lo importante es que nuestros hijos vean la navidad como algo familiar, extraordinario y mágico.pexels-photo-326581

Anuncios

El niño que le arruinó la navidad a mi hijo

Hace unos días llegó mi hijo preocupado y preguntando si Santa existía, y yo me quedé con cara de ¿what?, inmediatamente respondí que “claro que sí”. Esto de la existencia del Sr. Clause es todo un tema, se que hay mamás a las que no les late decirle a sus hijos que hay un señor panzón que entrega regalos en una sola noche, que unos renos vuelan y que entra por la chimenea y claro, esto es, si los pequeños se portaron bien o no.

Pero yo respeto y digo, bueno cada quien festeja o cree en lo que quiere, yo si soy pro Santa Claus, me encanta la idea de la ilusión, de la imaginación y del espíritu navideño.Y bueno veo que la mayoría de las mamás también participan de esta tradición navideña.

Más allá de si es Santa o los Reyes o el festejo del nacimiento del niño dios,  estas fechas ya son una tradición en todo el mundo, pero me estoy desviando del tema principal. La semana pasada mi hijo estaba muy preocupado, y ¿cómo no lo iba a estar?, aún es pequeño (va en segundo de primaria) y casi todos sus compañeros creen en el gordo bonachón.

Pero no falta el niño malhora que quiere verse muy cool o grande y arruinarles el momento, y a mi hijo le toco uno, pues así llegó “Juanito” (para no decir el nombre real) y les dijo que pues Santa era mentira, obvio fue un drama para los que lo escucharon.

Yo no se que les dijeron a los demás niños en sus casas pero yo le dije que ese niño no sabía nada y que si existía Santa. En ese momento pase del enojo a la frustración a la desesperación en segundos. Quería llamar a la mamá para decirle que hablara con el niño, luego quería regañar al niño chismoso, luego sentí pena por que el niño perdió la ilusión, luego me volví a molestar, todos los sentimientos juntos sin saber que decir.

Pensé en el porque los papás del niño no hablaron con el, pensé que nadie le explico lo que es la empatía, que no debía de decir nada, que sus compañeros aún creían. Pero al final entendí que niños así habrá siempre y que yo a quien debo proteger es a mi pequeño y no solo de este tipo de comentarios que les rompen el corazón, sino de los pequeños que van por ahí haciendo maldades.

Así que nos sentamos a hablar del tema, a buscar la manera de tranquilizarlo y resolver sus dudas, hablando y hablando, pero sobre escuchando lo que sentía para acompañarlo en su confusión y dudas.

Mis amigas me dijeron que le dijera que si ese niño no creía en Santa era porque se portaba mal y a el no le traía regalos, la neta, lo iba a hacer pero el corazón no me dejo y mejor ya no le dije nada más.

Por si estaban con el pendiente, al final Bruno y yo llegamos a la conclusión de que si existe, sino ¿cómo entrega tantos juguetes en una misma noche?.

Y mamás please, porfa, hablen con sus peques si es que no creen en Santa.. esta petición es a manera personal. Gracias.

Por qué jugar con Muñecas

33CF2C6F-9489-407F-A67A-AF4EB9941D6A
Los niños son como esponjas, todo lo aprenden, que mejor que aprovechar esta capacidad para ayudarlos en su crecimiento. La manera más fácil es a través del juego, a los chicos les encanta jugar y existen miles de juguetes para estimular su desarrollo y capacidades. A veces nos complicamos la existencia buscando cosas sofisticadas, cuando en las cosas más sencillas se encuentra el aprendizaje.

Unos de los juguetes más antiguos son las muñecas, que datan del año 100 AD, su importancia no solo radica en el juego, sino en todo lo que aprenden sobre la realidad en la que viven y su interpretación. Es una manera de ellos entenderse a sí mismos y a los que los rodean.

Algunas ventajas de jugar con muñecas:

Responsabilidad: con el cuidado de una muñeca aprenden a ser responsables de otro “individuo”, más adelante podrán cuidar una mascota, sus hermanos y a sí mismos.
Creatividad: como en la mayoría de los juegos, todo lo que los pequeños pueden imaginar es inmenso, imaginan mundos, situaciones fantásticas o reales y sus juguetes son parte de esta aventura más los muñecos.
Empatía: no solo se trata de ser responsables sino cariñosos, de preocuparse por lo que siente la otra persona, jugar con las muñecas les de esa posibilidad de cuidado y compasión ante la vida.
Habilidades cognitivas: hay mi y un cosas de las que puede aprender un pequeño, desde las partes del cuerpo, vocabulario y cuidado del cuerpo.
Motricidad fina, vestir y desvestir a una muñeca ayuda para que ellos aprendan a hacerlos en si mismos y tener control sobre este tipo de movimientos.
Lenguaje: El niño aprende palabras nuevas como, careola, mamila, pañal, hambre, no solo su significado sino mediante una acción clara que defina la palabra.
Motricidad gruesa: practican su motricidad gruesa mientras cargan al bebe, bailan o lo mecen, más aún mientras caminan empujando una carreola.

Hay miles de beneficios más, pero estos son algunos de los más representativos, si buscas una muñeca ideal, yo te recomiendo, la Baby Heladito de Baby Alive, porque simula muchas acciones reales que tiene una bebé, esto hace que la experiencia de tu hijo sea más apegada a la realidad.

Y bueno, recuerden que los roles también son parte de jugar con las muñecas, así que no crean que solo es para niñas, es para niñas y niños, no encasillemoss a nuestros pequeños en una actividad, todos pueden jugar y todos pueden aprender y beneficiarse de jugar con muñecas.

Mi hijo esta insoportable y no lo puedo regañar

Ahora que estamos súper llenas de información de como educar a los hijos y de que esta bien y que esta mal y no, no hagas eso, cuidado aquello es veneno, ¡Ojo! lo estas malcriando, no digas regaño es consecuencia, no lo vistas solo puede, mejor si ayúdalo a vestirse, ¿no le diste pecho? ¿estas loca?, ¿todavía le das pecho? también estas loca, ¿come dulces?, ¿checaste que eso fuera orgánico? le diste ¿qué? eso mata, ósea hagas lo que hagas nunca le atinas.

Entonces llega la prueba de fuego, estas frente al momento de la verdad y todo lo que has leído ahora lo puedes aplicar de manera eficiente, pero no, no es un libro, no es una conferencia, es un momento real, tu hijo esta haciendo un berrinche de aquellos tamaño Caballo de Troya, al que no le ves salida. Intentas contenerlo pero te avienta una patada, entonces pierdes el control y lo regañas…

Si, se te resbaló todo lo que leíste, tan preparada que estabas para controlar la situación. Tanto que leíste, ¡maldita sea! gritaste, noooooo, que mala madre eres.

Y se viene una serie de dudas y culpas imparables.

Yo paso por como 20 etapas durante estos, cof, cof, llamémosles: episodios.

  1. Voz dulce: “Mi amor, es hora de bañarte”.
  2. Después de cinco minutos: “Mi niño hermoso, se acabo la hora del juego es hora de bañarte”.
  3. Diez minutos después, ya molesta: “Dije que al baño”.
  4. Ok, aquí ya estoy perdiendo la cordura, lo llevo al baño en medio de un drama y quejas.
  5. Se baña y yo obvio con cara de mula lo acompaño.
  6. Empiezo a pensar que tal vez hice las cosas mal.
  7. Si, creo que si hice las cosas mal.
  8. Osh, me siento mala madre por obligarlo.
  9. Me da la culpa, lloro porque grité.
  10. Me desahogo con mi esposo.
  11. Me hago coco-wash. No, si hice lo correcto.
  12. Lo abrazo.
  13. Le explico porque hice que se bañara (y que bueno porque puede durar un mes sin bañarse si fuera por el).
  14. Lo vuelvo a abrazar.
  15. Ya puedo dormir tranquila.
  16. Al final todo resulto bien.
  17. Pero sigo pensando que pude hacerlo mejor.

Y esto es todos los días, por eso me pregunto ¿Quién dice que las mamás no sabemos lo que hacemos?. Sinceramente creo que debemos confiar un poco más en nuestro instinto, en lo que creemos, más le sumamos lo que hemos leído y seguro nos irá bien. Porque cada situación es diferente, cada mamá es diferente y cada hijo es diferente. Tú como mamá eres la única que conoce a su hijo y sabe que es lo mejor para el.

Estas si que son mamás malas, malas

1.La mamá que no deja que usen los celulares en una fiesta, ¡que convivan!.

2. La que obliga a que los hijos se quieran.

3. La que publica la foto del cuarto de su hijo echo un desastre.

4. La que se invento “la cárcel para juguetes” (no los recoges, van a la cárcel).

5. La que solo les da dinero si trabajan en casa (esta es solo una probadita).

6. La que tiene reglas hasta en las vacaciones.

7. Las planas no solo son para la escuela.

8. La cruel, “¡Te portas mal en la escuela! Nos comémos el postre frente a ti!”

9. La que usa candado para la tele ¡ohhhh!

10. La mamá policía que pone multas a las bicis de sus hijos.

11. La vengativa, que pone los Legos para que los niños los pisen también.

12. La que pone a las visitas a limpiar junto con sus hijas.

13. La mamá competitiva que nunca deja que los hijos ganen.

14. Esta mamá si que cumple el “aquí no es restaurante” o ¿lo tomas o lo dejas? jaja.

15. La que amenaza si tocas algo en la cocina.

16. La malquerida …

17. Pero al final de todo, los hijos también quieren a esas mamás malas, malas..

Post original en ingles Buzzfeed, aquí. Traducción: Grace Navarro

Como crear lazos fuertes con tus hijos

c2pvo6doory-jon-flobrant-810x540Conforme pasa el tiempo y los hijos crecen si no has creado lazos fuertes con tus pequeños será más difícil hacerlo de grande, y les prometo que cuando tienen adolescentes es super necesario.

No te tienes que complicar la vida, es muy sencillo, simplemente debes buscar momentos especiales para hacer cosas con tus hijos. Antes de darte ejemplos, es sumamente importante que cuando vayas a realizar algo con tu niño dejes todo lo demás, empezando por dejar el celular o que tus pensamientos estén en otro lado.

Lee con tus hijos, si no tienes tiempo durante el día, siempre es buen momento antes de que se duerman, en mi casa experimentamos, jugamos a ser los personajes, a hacer voces, a casi actuar lo que leemos. Luego nos turnamos, una o dos paginas las leo yo y dos él.

Sal de la ciudad o vete al parque, pero no a cuidarlo o verlo mientras el juega, sino a jugar con él, claro no tienes que subirte al pasamanos o trepar los árboles, pero pueden jugar con una pelota, experimentar con la naturaleza, ya sea ver los insectos, hacer un hoyo con las manos en la tierra, ensuciarse y reír juntos.

En casa nos encanta pintar con gises gigantes, aprovechamos el patio o la banqueta para dibujar lo que él quiera, lo mejor es que mientras dibujamos platicamos y me cuenta sobre sus cosas, esta concentrado pero a la vez se siente acompañado y relajado que podemos contarnos cualquier cosa.

También mientras dibujamos mándalas se pone muy platicador, esta es una buena opción que lo ayuda con su concentración y yo aprovecho para contarle de mi día o preguntarle por el suyo y luego debatimos sobre tonterías o cosas que a el le parecen importantes.

Sal a caminar, pueden ser solo quince minutos, se trata de un paseo ustedes solos donde puedan convivir para fortalecer su vínculo.

Déjalo que el decida que hacer, que se ponga creativo, así será una actividad que lo hará feliz y a la larga seguro tendrá un hermoso recuerdo jugando y conviviendo contigo.

Ayuda a tu hijo a que se tranquilice

lqjgluekk0s-annie-spratt-810x540Imagina que te pasa algo que te molesta, estas enojada, frustrada y quieres gritar. Ahora imagina que le pasa a tu pequeño, tu como adulto tienes la capacidad de controlar tus emociones, ellos no, muchas veces ni siquiera entienden lo que les pasa y en vez de ponernos como locas porque están haciendo un berrinche o molestos, hay que ayudarlos a tranquilizarse.

1. Cuenten hasta cinco. Contar hasta cinco le ayuda a tu hijo parar y pensar un poco, es difícil pero esto los distraerá y los ayudara a detenerse a reflexionar un poco antes de reaccionar.

2. Respiren profundamente. Respirar como lo haces cuando vas al ejercicio “inhalar y exhalar” es una gran técnica de relajación. No importa como se sientan esto los ayudara a calmarse y relajar su cuerpecito.

3. Que sople directamente en tus manos, esta también es una gran técnica para controlar la respiración y tus emociones. Al soplar en tus manos, el pequeño respira su propio aire y puede sentir la fuerza de su respiración.

4. Que ponga las manos en los bolsillos. Al hacer esto los niños se sienten controlados, es una manera física de contención. También funciona si se sientan en sus manitas o tomas sus manos dentro de las tuyas.

5. Aprender a reconocer el coraje. Es importante que los chicos se den cuenta cuando están enojados y lo que le pasa a su cuerpo cuando están enojados. ¿Qué siente su cuerpo?, ¿Como sienten su rostro?, ¿Hay tensión en su cuerpo?, etc.

6. Hagan puños y luego relajen las manos. Apretar las manos en forma de puños y luego soltar es una gran manera de quitar la tensión que se acumula en tu cuerpo. Muchas veces los niños no se dan cuenta que hay tensión en su cuerpo cuando están molestos, esto les puede ayudar a reconocer la emoción.

7. Hagan un escaneo corporal. Empieza por la cabeza y continua hacia abajo, analizando en que partes del cuerpo siente la tensión.

8. Pidan un abrazo. Los abrazos siempre mejoran las cosas, abrázalo, o hagan abrazo grupal o que abrace a alguien, seguro se sentirá mejor y más relajado.

Las pelis más cursis de Netflix ¡Vamos a verlas!

maxresdefault-1Si ustedes son como yo, cursis pero aborrecen el catorce de febrero les tengo una solución. Mientras todos andan festejando, gastando en globos y chocolates para disfrutar esa memorable fecha, yo les sugiero que nos quedemos en casa, en cama, muy cobijados y disfrutemos de unas cuantas películas en Netflix.

Así que aquí les va mi selección melosa, pegajosa y cursi para este domingo amoroso, para que no digan que no celebramos el día del amor y la amistad.

  1. Orgullo y Prejuicio en cualquiera de sus veinte versiones, en Netflix encuentras una de las más recientes protagonizada por Keira Knightly y Mathew Macfadyen, basada en el libro de Jane Austen, sobre conquista, prejuicios y deseo. ¡Maravillosa! Creo que la he visto 70 veces y no me canso

8414906820464

  1. The Age of Adaline, trata de una mujer que no envejece y como se enamora de un chico que seguro es 40 años menor que ella. Todo el rato te la pasas con la angustia al ver como vive sufirendo la protagonista, pero es linda y tiene un final bonito.

Adaline_FB_Image

  1. When Harry met Sally mi favorita de todos los tiempos, para mi clásico de clásicos, esta no es muy melosa pero es muy divertida e ingeniosa, de aquí la famosa escena del orgasmo fingido. Veanla se van a divertir.

When-Harry-Met-Sally-when-harry-met-sally-5851271-800-600

  1. Anna Karénina, basada en el famoso libro de León Tolstoi, el tipo de película que yo llamaría romance para sufrir. Esta si es para cortarte las venas y llorar y llorar. ¡Saca tus pañuelos!

keira_knightley_as_anna_karenina_keira_knightley-1366x768

  1. Pretty Woman, otro clásico, con Julia Roberts y Richard Gere, la historia típica de la chica desvalida salvada por el millonario, si suena chafa, pero seguro todos los que ya la vieron opinan que no puede faltar de la lista.

150319132420-richard-gere-julia-roberts-pretty-woman-super-169

  1. Amélie, nada más dulce que la ingenuidad y sonrisa de Amélie. Esta historia que parece un rompecabezas es de lo más lindo que hay. Ella siempre haciendo a todos sonreir y buscando encontrar el amor. Querian cursi ¿No?

Amelie-210

  1. Punch-Drunk Love con Emily Watson y Adam Sandler, seguro piensas en Sandler y ya te desmotivaste, pero no, en esta película su personaje es un perdedor que vive frustrado con su vida hasta que encuentra el amor. No es la típica historia romántica pero es maravillosa.

Punch-Drunk-Love-2002

  1. Love, Rosie, la historia de amigos que se enamórarn pero tardan demasiado en reconocerlo y como su relación va cambiando a través de los años. Muy tierna.

Love-Rosie-poster1-e1417810078548

  1. The Switch, no es de mis preferidas pero me gusto, trata sobre una mujer soltera que quiere ser madre y la aventura que vive para conseguir un donante de esperma.

the_switch02

  1. About Time, romance futurista, sobre un chico que viaja en el tiempo y como afecta su vida y conquista la chica de sus sueños, si suena descabellado e inverosímil, pero si ya estamos en esto del romance a todo lo que da esta no podría faltar.

maxresdefault-1

Pues bueno, ahí la tienen; mi lista para Netflixear este 14 de febrero sin tener que salir a convivir con todos los romanticos consumistas de la ciudad ¡Toing!

Los 10 Errores más comunes que cometemos como padres

bigstock-Why-He-Always-Ignoring-Me-82042484-810x539Muchas veces como padres creemos que estamos haciendo lo correcto, sin embargo caemos en patrones que aprendimos de nuestros padres. Si estamos más consientes de nuestros actos es más fácil corregirlos.

Hoy les compartimos algunos de estos errores que cometemos diario con nuestros pequeños.

  1. Dar un mal ejemplo. Si queremos enseñar a nuestros hijos a tener ciertas actitudes debemos empezar por nosotros, de nada sirve que les digamos que hay que respetar a los demás si nosotros pasamos por encima de todos, o a comer vegetales si nosotros nunca los probamos. Hay que empezar por uno mismo para que ellos aprendan.
  2. Ayudarlos a corregir malos hábitos. No se trata de regañar a los niños todo el día, sino de darles opciones y ayudarlos a llevarlas acabo. Por ejemplo obligarlo a hacer cosas sin darle alternativas para solucionar el problema no sirve de mucho, es importante decirle cómo y por qué.
  3. Regañarlos cuando estamos enojados. Cuando estamos alterados no hay manera de que hagamos a los niños entender porqué les estamos llamando la atención, más bien terminamos descargando todo el enojo en ellos como si fueran culpables de lo que nos está molestando. Respiremos y después hay que hablar con ellos.
  4. Hablar de más. Muchos padres de familia creen que explicándoles todo a los hijos se solucionan los problemas. Hablan y hablan y la mayoria de las veces los niños no los están escuchando, es mucho más efectivo ser claros y concisos en el mensaje. Por ejemplo, si los hermanos se estan peleando, les decimos “No esta bien que le pegues a tu hermano” hay que separarlos y se resuelve la situación.
  5. Pensar que es una etapa y pronto pasará. Cuando creemos que con el tiempo nuestro hijo va a cambiar su actitud. Dejar que el tiempo pase hará el problema más grande, lo ideal es resolver y enfrentar la actitud de nuestros hijos cuando la estén viviendo. Después puede ser muy tarde.
  6. No mantener rutinas en casa. Es sumamente importante tener organización en casa, ya sea de rutinas o de cualquier cambio que querramos generar en los hijos, si decimos que los vamos a poner a lavar los trastes diario y solo lo hacemos una vez ellos nunca aprenderán el habito, debemos de ser consistentes y regulares en las actividades y rutinas asignadas.
  7. Estar en el mismo canal que tu pareja. Es fundamental que ambos padres coincidan en la manera que se está educando a los hijos, si uno dice una cosa y otro otra solo genera confusión y más adelante el niño aprende cómo manejar situaciones manipulando a sus padres.
  8. Chantajear a los hijos para obtener lo que queremos. No pasa nada si de vez en cuando lo hacemos pero si se vuelve una costumbre cotidiana es peligroso porque los chicos aprenden a actuar solo a cambio de algo, cuando lo correcto es que las cosas las hagan naturalmente.
  9. Entender a tus hijos. Muchas veces cuando estamos molestos se nos olvida ponernos en el lugar de los chicos para poder dialogar con ellos, nos dejamos llevar por la molestia y eso no nos lleva a nada. Es importante que ellos sepan que entendemos y que los queremos pase lo que pase.
  10. Y por último, un error muy común es no felicitarlos cuando se portan bien. Siempre notamos cuando hacen una travesura y les llamamos la atención sin embargo es vital reconocer cuando se comportan perfectamente, por ejemplo, tu hijo jugó con sus amiguitos y compartió sus juguetes todo el tiempo, cuando termine le puedes decir que estás orgullosa porque sabe compartir con los demás.

 

Real de Catorce, un pueblo mágico

Me encantan los pueblos mágicos de México, pero sin duda uno de mis favoritos es Real de Catorce, un pueblo que se conserva mágico como los nombran, sin tanto turismo, sin tanto comercio y donde aún se siente la esencia del lugar.

 

Desde que llegas, te recibe el singular Túnel de Ogarrio, que es el único acceso al lugar, de un sólo carril, donde debes esperar a que salgan unos para que entren otros. Sin duda algo que te remonta a otra época y te prepara para el pueblo fantasmal de Real de Catorce.

 

La arquitectura de este pueblo es a base de piedras, bueno, lo que queda de sus viejas casas y caminos. Calles angostas y paredes derruidas. La historia cuenta que antes fue un gran pueblo minero, pero poco a poco sus habitantes fueron abandonado el lugar, esto es lo me enamoró inmediatamente, esta sensación de soledad y abandono, envuelta en un ambiente místico y mágico.

 

 

No es un lugar para hacer el típico turismo, hay pocas actividades, recorrer las pequeñas tiendas llenas de artesanía, galerías y plazas (creo que son sólo dos). Si estás ahí no dejes de visitar, la Plaza Hidalgo, el Antiguo Panteón de San Francisco y obviamente pasar por el Túnel Ogarrio.

También te hacen recorridos al Cerro Quemado, (de Wirikuta), el sitio sagrado de los huicholes. Puedes hacerlo en cabalgata pero también te llevan en los famosos Willys, jeeps antiguos donde te dejan treparte al techo para disfrutar el viaje. Estando trepado puedes aprovechar y pedir que te lleven a visitar el desierto (que es maravilloso), el Socavón de Purísima, Los Catorce o Estación Catorce, entro muchos otros lugares que ellos te pueden recomendar, sólo pregunta.

 

 

Lo mejor de este viaje sin duda fue la sensación fantasmal del lugar (no lo visiten en fin de semana que es una locura), los paisajes del desierto y desconectarte del mundo digital, hay pocos lugares donde encuentras wifi, así que la oportunidad de descansar de las redes fue lo mejor de esta experiencia, aunque en momentos entre en pánico y busqué como conectarme al mundo exterior.