Time out

grace1

Siempre tengo muchas cosas que decir, que platicar, que hacer. Hay días como hoy que son tantas que siento que mi cabeza va a estallar, la aspirina no me ayudó, ni trabajar, ni dormir, ni ver el vacío sirvió. Pum, pum, pum. Así suena mi cabeza. ¿Qué hago? ¿Qué procede cuando sientes que te sale humo por los oídos? (si ya te está saliendo el humo, ya ni sigas leyendo, ya no tienes remedio). Hoy, desesperada por acabar con la molestia, intenté de todo:

Intento uno. Google. Google siempre lo resuelve todo. Tecleo: “¿Cómo quitar dolor de cabeza intenso?”. Esta opción definitivamente no es viable. Eso si, encuentras miles de remedios caseros, desde tribus africanas y magia, masajes y hasta sexo, pero nada que sirva realmente. Ya ni entrar a http://www.doc.com

Seguro me duele la cabeza porque hablo mucho, demasiado, muchísimo, siento cómo se adormece mi cerebro. Mi voz me está mareando.

Intento dos. Necesito silenciar mi mente. Me siento en el piso, posición de loto, manos en las rodillas, tomo aire… y luego recuerdo que no tengo la menor idea de qué hacen los “yoguista, yogueros, yogunos”, o como se llamen, cuando ya están en estado zen. Entonces respiro: inhalo, exhalo, inhalo, exhalo, inhalo, exhalo.. mmmm, sigo igual.

Intento tres.  Trato de no pensar en nada o como dicen por ahí: poner la mente en blanco. Cierro los ojos, imagino una pradera inmensa, el cielo azul claro hermoso, unos pajarillos que revolotean felices; de pronto, empiezo a ver manchas fosforecentes que salen de un lado y otro, me estoy mareando, esto tampoco funciona. ¡Demonios!

¿Abrazar un árbol? ¿Llorar? ¿Ejercicio?

No, lo que yo necesito es relajarme, no preocuparme por todo, no tener tantas actividades. Con tanta cosa en la cabeza recuerdo poco, me distraigo, me olvido. Es paradójico entre mas información obtengo, menos la retengo. Lo mío es locura pura. Me rindo. Son las dos de la mañana y sigo pensando en todo y en nada; en fin, mejor me voy dormir. Esto es mas grande que yo.

No quiero un Time out, quiero un Force quit.

Anuncios

Las desventajas de ser mamá

mother-daughter-love-sunset-51953
“¡Mamá, mamá, mamaaaaaaaaá!” Siento que mis oídos van a reventar. Sólo pido un minuto de silencio, tranquilidad y por qué no ¡un masaje!

Hace muchos, muuuchos años, cuando era joven e inocente, nunca pensé en tener hijos. ¿Hijos, yo? ¿Qué? Pensaba que tener hijos no me permitiría realizar todos mis planes profesionales y personales. Pero todo eso cambio con el tiempo y llegaron dos pequeños traviesos a mi vida. Siempre dicen que ser madre te cambia la vida y como mamá de dos, sólo puedo decir una cosa: es totalmente cierto.

El otro día una amiga me preguntó sobre las maravillas de ser madre, los pros y los contras. Quería saber lo que era tener a un pequeño corriendo detrás de ella todo el tiempo, poniéndola a prueba con obstáculos diarios, así que no me quedó más que responderle con la verdad. Y la verdad es que no es nada fácil.

Todos hablan de las bondades de ser madre y nadie, ninguna mamá es capaz de decirte que es una verdadera joda… Si, soy madre y lo acepto: ¡es una joda! Y no, no soy mala madre, simplemente acepto que ser mamá no es el paraíso.

Aquí van algunas pequeñas desventajas que vienen, junto con pegado, a este maravilloso oficio de ser madre:

    1. Tu vida ya no es tu vida.
    2. Tu tiempo ya no es tu tiempo.
    3. Tu dinero ya no es tu dinero.
    4. Tu libertad se acabó.
    5. Tu dinero se acabó (es diferente al punto 2, en el que el dinero que hay ya no es tuyo, aquí simplemente se acabó ¡puff! Ya no hay, se esfumó y necesitas más).
    6. Tu energía se acabó.
    7. Tu vida sexual se acabó… Falso, esto es lo único que no acaba, señoras y señores ¡ánimo!
    8. Tu salud mental se acabó. Yo le llamo: preocupación crónica.
    9. De pequeños no aceptan tus consejos, de adolescentes tampoco, de adultos, ya ni lo intentes.
    10. Por último: Tu vida ya no es tu vida.

Así que, mi vida prestada cambió, y ahora sólo pienso en ellos: ¿están bien? ¿necesitan algo? ¿ se enferman? ¿cómo se curan? ¿dónde van a estudiar? ¿los regaño mucho? ¿no los regaño? ¿los estoy sobreprotegiendo? ¿les doy demasiada libertad? y lo más importante: ¿Estoy haciendo las cosas bien?Aún así, con todos estos Contras, las aventuras y desventuras de ser madre son mejores que tener todo el tiempo para mí, todo el dinero en la cartera, toda la libertad, toda la energía y toda la tranquilidad. Y bueno, me sale lo romántico-cursi: ser mamá es la tortura más maravillosa que existe.

“¡Mamá, mamá, mamaaaá!” Son las palabras más hermosas que he escuchado jamás.