Ad triarios ventum est

grace1

(La tercera es la vencida, en latín, para que se oiga más rimbombante)

Todas las veces son la vencida, para mí así lo ha sido, así es la vida. Prueba tras prueba, error tras error, esperándola; me refiero a lograr un propósito, a vencer, a lograrlo. No creo que la tercera sea la vencida, yo la he logrado a la segunda, a la quinta, a la sexta. Solo tres oportunidades suena vacío, hay que ir por más. No creo que el destino nos depare algo especial, nosotros trazamos el nuestro y puede ser más especial aún.

Cuando tenia cinco años quería ser Miss Universo. Antes de que me juzguen entiendan que mis padres veían el canal 2, nos chutábamos todos los certámenes de belleza que pasaban; en aquel entonces era como ver la final del Mundial, todos atentos y comentando hasta el último detalle. Yo, como inocente criaturita que era, creía que ser Miss algo era el máximo fin. Y miren, no lo logré, más bien cambié de parecer como a los seis meses. Aunque si me lo hubiese propuesto, seguro lo logro. Que no quede duda.

A los ocho años quería ser doctora, soñaba con la bata blanca, el estetoscopio y toda la indumentaria médica, muy cliché (seguro a mi marido le encantaría verme con ese look. OK, no). En cuanto supe que tendría que ver sangre, tripas e intestinos, desistí. No aguanto nada, con tantita sangre me desmayo; ni la mía tolero. Adiós, Medicina.

Luego pasé a secundaria. ¡Aaaaah! La secundaria. En esa época soñaba con ser física-química, hasta la fecha no entiendo de dónde nació el amor por esta profesión si yo era una burrolas y, obviamente, no triunfaba en esas clases. Este amor me duró como dos meses. Fue un romance muy corto.

Se acercaba el tiempo de la decisión final. Y yo cambiaba de parecer cada año. En preparatoria mi pasión número uno era la lectura, me encantaba leer libros y recomendarlos. Leía de todo, desde las historias de amor que tenía mi abuelita en su closet, Bianca, Julia, Jazmín, hasta Herman Hess. Entonces quise ser escritora y, claro, no había escuela en Mexicali para eso. Así que me decidí por Comunicación. Estaba de moda, qué quieren. Ya sé, somos muchos.

No me convertí en escritora, ni en periodista, ni en cuentista, ni en cronista ¿Cuenta que ahora sea bloguera? (aplausos y risas de fondo). Confieso que me encantaba que mi abuelo pensara que iba a conducir un noticiero como Jacobo Zabludovsky o, de perdis, iba a ser la Lolita Ayala de Mexicali, cosa que tampoco sucedió. Al final terminé como fotógrafa; déjenme creer que, como dicen por ahí, escribo con luz.

La cosa es que la tercera no fue la vencida. La vencida fue cambiando con los años y al final terminó en lo que yo quise y amo ser: fotógrafa.

18 Comments

  1. En todo hubieras triunfado, pero creo que triunfaste en tu verdadera vocación y por eso eres una extraordinaria fotógrafa. Es admirable esa capacidad de captar la esencia, pero en el mejor ángulo y ver como lo disfrutas, ríes, te diviertas y lo logras. ¡Felicidades!

    Me gusta

  2. Lo más importante es el soñar con algo ,y la constante lucha por alcanzar ese sueño , pero muchas veces la vida te lleva por caminos que nunca imaginaste recorrer y al final , la más sorprendida es una misma !!
    La vida es una constante evolución …y cambios de opinión y de profesión ……y si descubres cual es tu gran pasión y vives alimentándola , no importa cuantos intentos hayan sido 1 o 1000 , si el ver una de tus fotografías y en ellas esta tu pasión y tu alma fundidas ….cada intento fallido hasta llegar a esa foto valío la pena …te felicito por tu blog , muy ameno y divertido , lleno de verdades y muy divertidas

    Me gusta

    1. Ay muchas gracias, si, mi pasión ahora es la foto, aunque la lectura sigue estando en los primeros lugares.. Lo mejor es que cada cambio lleva aprendizaje y crecimiento personal. Gracias por tus palabras 🙂

      Me gusta

  3. Grace!! plenamente identificada contigo, no se necesita una tercera sino las necesarias para lograr la meta, una persona sin metas, sueños y proyectos no vive, así que hay que hacer todo lo que se pueda para lograrlo, así nos lleven 1, 2, 3, 4 o como dicen por ahí no hay quinto malo 😉

    Me gusta

  4. Amiga, muy simpático tu blog, definitivamente si estas en el camino correcto que padre que tengas la oportunidad de escribir y transportar a la gente que lo lee a momentos que hemos vivido similares y hacernos reír o la vez pasada echar la lágrima, te felicito por tu esfuerzo y sigue así que estas “triunfando” en esto, como tu dices jajaja!
    Besos

    Me gusta

  5. Yo de niña quería trabajar en una gasolinera, porque veía que los despachadores siempre traían un fajo de billetes y quería ser igual de rica que ellos. Ja!
    Al final, no hay prueba tras prueba, ni error tras error, son simplemente experiencias. 🙂
    Besinhos

    Me gusta

  6. Jajaja eso de Mis Universo, era lo qe veia todo el pueblo y en mi casa apostabamos a ver quien le atinaba a la ganadora jajajaja siempre ganaba mi papa 🙂 Tu siempre tienes imaginacion y creatividad para todo y eso te hace ser la mejor, eres una artista, siempre ivas mas aya qe todos ( a calexico ) 😉 por eso tenias qe estar en una carrera qe te diera esas alas.
    U R the Best!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s