Vivir de los ‘likes’

grace1

La verdad, la verdad, la verdad…este…coff, coff…ejem, ejem, ¿mi placer culposo? Ups… sí da pena, sí es culposo. Sólo por esta vez voy a permitir que se rían un poquito de mí. Yo me río de mi placer culposo, mi esposo se ríe de él, mi hijo también. Y no, no es el grupo Menudo, ese ya lo superé.

Hace algunos años las redes sociales llegaron a mi vida, y no hay queja porque gracias a ellas conocí a seis de estas mujeres entaconadas que tanto quiero.

La primera red social con la que me topé fue el Fotolog. La dinámica era sencilla, compartías una foto acompañada de texto, comentabas las imágenes de los demás, escribías algo personal y hacías amigos. Era tipo Instagram, en computadora, muy básico y rudimentario. Luego vino Hi5 (Qué cosa ¿no?) el primer Facebook pero estilo ochentero, estaba de miedo de lo feíto que era el diseño. De ahí brinque a Facebook, y admito sin vergüenza que fui de las primeras en sacar cuenta, yo y Mark Zuckerberg. Era maravilloso encontrarte a gente de la infancia, la adolescencia, de tu pasado. Lo amaba. Hasta aquí todo estaba bajo control.

A principios de 2009 saqueé mi cuenta de Twitter. 140 caracteres de desahogo, donde nadie te conoce. Muy liberador el efecto “tuirer”. Tú comentario pasa tan rápido que puedes decir lo que sea, y ni quién se acuerde. Aún sigo ahí. Tiene de todo, cosas buenas y cosas malas. A veces entro, a veces me aburre.

Después de pasar por esas y otras redes, el primero de noviembre del 2010 descubrí Instagram, una mezcla del antiguo Fotolog pero en el celular. El paraíso para cualquier fotógrafo, o mejor dicho para esta fotógrafa. La libertad de retratar lo que quisiera y donde quisiera, para compartirlo en ese mismísimo momento. Me enamoré perdidamente de ella.

¿Qué tiene esta red que no tengan las demás? Alimenta tu ego. Creo yo.

En un principio era muy fácil, tomaba mi foto, me emocionaba, me ponía creativa, me sentía artista y ya que estaba mi super-archi-rete linda foto lista, la subía a Instagram. Mis tres seguidores de ese entonces me daban like si les gustaba. Esos tres seguidores se convirtieron en 10 y esos en 20. Empeche a tener más likes y más y más y más y quería más.

Lo confieso, mi placer culposo son los likes. Me sonrojo. Muero de pena. Sí, me encantan. Maldita y estúpida vanidad.

Pasó que ya no me conformaba con mis 15 likes, entonces aprendí a manejar los hasthags para que más gente me viera. De los hashtags pase a los grupos, a los forums, a las comunidades, a ser editora de una comunidad. Fui creciendo. Cada vez me gustaban más. Estaba como poseída. Corrijo: estoy como poseída.

Me declaro adicta a los likes, ya está, ya lo dije. Para acabarla de amolar, esta semana Instagram me puso en su lista de recomendaciones para seguir, así es, donde todos me ven y me pueden dar folou. No saben, los seguidores empezaron a caer como pan caliente, como Gremlins en agua. Y bueno los likes ¿cómo les explico? Click, click, click, click.

Ahora sí que Instagram me tiene como su tonta.

Dicen, que los likes evidencian tu baja autoestima, tu necesidad de atención, la necesidad de pertenencia. Dicen. No se ha comprobado al 100%, aún. Supongo que estoy enferma de eso, si ája #hastacreen, más bien me gana mi endemoniada competitividad, quiero ganar, ganar, ganar…o tal vez, simplemente alimentar mi ego.

Mientras son peras o manzanas, si realmente se preocupan por mí, pásenle a mi cuenta en Instagram que es: @gracenavarro. Síganme y denme like. No vaya a ser que mi autoestima se vaya al piso y me deprima. Tengan piedad.

20 Comentarios

  1. Gracie…
    Pues yo tengo varias fotos tuyas que nos tomaste a mi y al KV de cuando vivíamos juntas allá en la villa Olímpica… Así que cuando seas famosa podré decir estas fotos las tomó Grace… Xoxo

    Me gusta

  2. Sabes que tienes envidia de tu amiga cuando :
    No deja de presumir sus 18K de seguidores en instagram.
    Tiene un iphone 5, tu un 5s y solo 1000 seguidores.
    Cuando piensas que su foto es fea y sus 1000 likes y 200 comentarios dicen lo contrario.
    Ja ja ja ja
    Abrazo me moria de risa ayer.
    Vamos por más likes

    Me gusta

    1. Jajajjajajaja ya sabemos que eres tu Erik jajajajaja muero de risa!! Y por cierto ya llegue a los 20K jajajjajaa Gracias por comentar amigo envidioso 🙂

      Me gusta

  3. Me parece que vivimos el mismo proceso: Fotolog, Facebook, Twitter. Instagram está fuera de mi alcance ya que vivo atrapado en las cadenas de BlackBerry (nunca mejor descrito) pero ten la seguridad que estaría dando likes frenéticamente a tus fotos (de las cuales, lo sabes, soy fan). ¡Abrazo amiga!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s