Tiempo, no te detengas

gracebuena-2

No quiero ser esclava del tiempo. Tampoco quiero detener su paso.

 

Él, no tiene paradas.

Él es implacable. Corre si lo dejas.

 

Pasó junto a mí, me alcanzó. Me tomó por los brazos y me arrastró.

 

No me ve a los ojos.

Yo lo veo a él.

 

Retengo su esencia con mis fotografías.

Registro su andar con imágenes que reviven instantes del pasado.

 

Lo veo en mi rostro. Su andar deja huellas, cicatrices, estelas.

 

Lo siento en mi fuerza, ya no es la misma.

 

En los pliegues de mi piel. En mi mirada cansada.

 

No, no se detiene.

 

Esa estela me regala experiencias, vivencias. Es el camino andado. Mi camino andado.

 

¿Cómo no querer esas marcas que me ha dejado el tiempo?

Si son toda una vida recorrida.

 

¿Cómo no dejarlo ir?

Si viene mucho por delante.

 

¿Cómo no respetarlo?

Si nunca se repetirá. No hay marcha atrás.

 

Disfruto cada instante nuevo. Cada segundo. Cada momento.

 

Sólo así uno se construye, se renueva, se transforma.

 

Tiempo, por favor no te detengas, sólo déjame saborearte.

Anuncios

Publicado por

6 respuestas a “Tiempo, no te detengas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s