Nuestro infierno

gracebuena-2

Escribo este post con una profunda tristeza por lo que pasa en mi país.

……

¡Qué bonito es viajar! Sí, caray. Conocer nuevos lugares, modos de vida, gente, culturas. Se dice que “Viajamos para cambiar, no de lugar, sino de ideas” (Hipólito Taine dixit). Esa es mi razón.

De viajar disfruto sentarme en un café y observar a la gente pasar. Escuchar su idioma, ver sus movimientos, sus gestos, su manera de interactuar. Disfruto más ese café si es frente a un río, un canal o una plaza. Me encanta caminar por las calles, entre más pequeñas mejor; callejones, avenidas, lo que sea. Descubrir lugares perdidos, extraños, alejados de los tumultos y los turistas.

Me gusta sentir que pertenezco al lugar al que llego, que conozco su historia, su pasado. Disfruto todo, cada detalle, revisar mapas, investigar sobre sitios interesantes, por qué son importantes y cómo llegar hasta ahí.

Este viaje fue de descubrimientos, aprendí que lo que a veces es maravilloso para unos, no lo es tanto para los otros. Tú, llegas como un extraño a turistear, ellos viven cada uno una crisis distinta, crisis económicas, sociales, o ambientales; nosotros como extranjeros no lo sabemos, somos ajenos a sus problemas.

En Viena se quejaban del clima: “El verano pasa muy rápido, siempre tenemos este frío, es horrible”, en Praga la queja era por la pasividad de la gente: “En esta ciudad no pasa nada, hay corrupción y no pasa nada”; en Bratislava: “A las cuatro de la tarde obscurece y siento que se acabó el día, me deprime”. Y en Budapest nos dijeron: “Si te fijas bien, la gente de esta ciudad está deprimida por la crisis económica, yo me quiero ir a vivir a otro lado”. Así a donde viajemos. El mundo está de cabeza y todos nos queremos bajar.

La situación está que arde en todas partes. La imagen que tenemos de nuestros destinos no es la de los panfletos turísticos. Su belleza es opacada por los problemas sociales. Todos viajamos con la idea de lo maravilloso, eso queremos ver y eso nos venden.

Inmediatamente pensé en mi México, la gente siempre dice: “¡Ah México! Los más alegres, lo más colorido, que bonito país” ¿México colorido y alegre? No lo veo ¿Dónde vivimos? Dónde un funcionario puede decir: “Ya me cansé”, donde desaparecen estudiantes, donde no existen culpables. No, no es el México pintoresco que visitan. Es una pintura perfecta, alejada de la realidad.

Ay, esos turistas, llegan a ciegas, no se enteran que en este destino maravilloso 43 estudiantes fueron torturados y asesinados, no saben que esto no es el cielo y que es más bien un pequeño infierno.

6 Comentarios

  1. Querida Grace, algún día descubriré cómo es que haces para leer mi mente… hoy escribí un texto que describe un sentimiento muy parecido, también vinculado a los viajes y la realidad mexicana… Es triste sentirnos así, lejos del cielo y cerca del infierno. Me lo llevo a mi muro… abrazo.

    Me gusta

  2. Excelente descripcion de lo que nos esta pasando, y que bueno que estas aprovechando para viajar, porque al paso que vamos solo los politicos y millonarios van a poder hacerlo, ya que el 98% restante solo por internet.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s