“No quiero que mi hijo sea amigo de ese niño”

Las mamás siempre estamos preocupadas por la influencia que pueden tener los amiguitos en nuestros hijos, específicamente los que son una influencia negativa en ellos. Te esfuerzas diario por ser un buen ejemplo para tus hijos y te frustras porque sientes que todo se derrumba cada que regresa de la escuela con nuevos hábitos o mañas.

Notas que su mejor amigo le enseñó a hacer berrinches, a sacar la lengua, a aventar juguetes o hasta decir groserías y piensas “No quiero que mi hijo se relacione con fulanito o sutanita” pero no sabes cómo alejarlo (hay que aclarar que los niños pequeños nunca son “malas” personas pero sí pueden ser un ejemplo negativo para otros pequeños).

Esto es delicado porque no podemos controlar a toda la gente que rodea a nuestros hijos, ni a sus amigos y mucho menos a las mamás de esos niños. Lo importante es enseñar a nuestros pequeños a enfrentar estas situaciones y no dejarse llevar por la presión o lo que los demás digan.

Este tipo de personas estarán presentes durante toda su vida, si nosotros lo resolvemos no les daremos herramientas para más adelante enfrentar estas situaciones. Y ¿cómo podemos lograrlo? No es sencillo, pero aquí te damos varias recomendaciones que te pueden funcionar.

Primero que nada no debes prohibirle la amistad o criticar lo que no te gusta de su amiguito. Prohibírselo solo hará que quiera estar más ahí, tendrá más curiosidad y empezara a imitarlo más.

Para tener mayor control, invita al amigo a tu casa cada que puedas, asi puedes monitorear sus actitudes y frente a tu hijo poner claras las reglas de tu casa “Aquí no se grita cuando se piden las cosas” “La regla de esta casa es no decir groserías a los demás”, de esta manera tu hijo se dará cuenta de que lo que hace el niño esta mal sin que tu lo regañes y sin prohibir nada.

Habla con tu hijo, escúchalo y luego intenta entender qué le llama la atención del amigo. Cuando hables con él no juzgues, no se trata de poner etiquetas o decir que el otro niño es “malo”. Mejor describe lo que ves “Ultimamente no compartes tus juguetes”, “Has estado gritando mucho” para poder explicarle de manera más sencilla lo que pasa y recordarle cómo son las reglas en casa “Recuerda que en casa siempre compartimos”.

Habla con sus maestros para saber qué es lo que sucede en la escuela, si hay algún problema con el compañero, si su comportamiento es igual en todos lados. Y sobre todo si comparten tu opinión o estás malinterpretando o exagerando.

Si nada de esto funciona y sientes que la situación no tiene arreglo tal vez si sea necesario mantenerlo alejado de esa personita. Invita a otros amiguitos para que haga lazos más estrechos con ellos, organiza actividades por la tarde como deportes o clases extracurriculares donde encuentre niños que sean más afines a él y no olvides que las relaciones sociales son parte de su aprendizaje, le ayudan a independizarse y a siempre estar atento a su entorno.

Anuncios

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s