Mi hijo esta insoportable y no lo puedo regañar

Ahora que estamos súper llenas de información de como educar a los hijos y de que esta bien y que esta mal y no, no hagas eso, cuidado aquello es veneno, ¡Ojo! lo estas malcriando, no digas regaño es consecuencia, no lo vistas solo puede, mejor si ayúdalo a vestirse, ¿no le diste pecho? ¿estas loca?, ¿todavía le das pecho? también estas loca, ¿come dulces?, ¿checaste que eso fuera orgánico? le diste ¿qué? eso mata, ósea hagas lo que hagas nunca le atinas.

Entonces llega la prueba de fuego, estas frente al momento de la verdad y todo lo que has leído ahora lo puedes aplicar de manera eficiente, pero no, no es un libro, no es una conferencia, es un momento real, tu hijo esta haciendo un berrinche de aquellos tamaño Caballo de Troya, al que no le ves salida. Intentas contenerlo pero te avienta una patada, entonces pierdes el control y lo regañas…

Si, se te resbaló todo lo que leíste, tan preparada que estabas para controlar la situación. Tanto que leíste, ¡maldita sea! gritaste, noooooo, que mala madre eres.

Y se viene una serie de dudas y culpas imparables.

Yo paso por como 20 etapas durante estos, cof, cof, llamémosles: episodios.

  1. Voz dulce: “Mi amor, es hora de bañarte”.
  2. Después de cinco minutos: “Mi niño hermoso, se acabo la hora del juego es hora de bañarte”.
  3. Diez minutos después, ya molesta: “Dije que al baño”.
  4. Ok, aquí ya estoy perdiendo la cordura, lo llevo al baño en medio de un drama y quejas.
  5. Se baña y yo obvio con cara de mula lo acompaño.
  6. Empiezo a pensar que tal vez hice las cosas mal.
  7. Si, creo que si hice las cosas mal.
  8. Osh, me siento mala madre por obligarlo.
  9. Me da la culpa, lloro porque grité.
  10. Me desahogo con mi esposo.
  11. Me hago coco-wash. No, si hice lo correcto.
  12. Lo abrazo.
  13. Le explico porque hice que se bañara (y que bueno porque puede durar un mes sin bañarse si fuera por el).
  14. Lo vuelvo a abrazar.
  15. Ya puedo dormir tranquila.
  16. Al final todo resulto bien.
  17. Pero sigo pensando que pude hacerlo mejor.

Y esto es todos los días, por eso me pregunto ¿Quién dice que las mamás no sabemos lo que hacemos?. Sinceramente creo que debemos confiar un poco más en nuestro instinto, en lo que creemos, más le sumamos lo que hemos leído y seguro nos irá bien. Porque cada situación es diferente, cada mamá es diferente y cada hijo es diferente. Tú como mamá eres la única que conoce a su hijo y sabe que es lo mejor para el.

Anuncios

Publicado por

One response to “Mi hijo esta insoportable y no lo puedo regañar

  1. Estamos saturadas de información y mucha de ella se contradice entre sí, por lo que quizá nos convenga hacer una depuración. Yo me topo más con información para mamás rollo zen-súper buena onda-nunca me enfado y no es mi estilo. A mí me enoja que le tengo que rogar a mi hijo para que haga las cosas. Ahora, en estas semanas, nos ha funcionado el cuadro de puntos buenos puntos malos, pero seguro en dos semanas buscaremos otra cosa en que apoyarnos.

    Es cierto que podemos hacerlo mejor, yo tengo muchas veces ese pensamiento, podría hacerlo mejor. Me dejo guiar por mi instinto pero justo en el momento en que me siento un poco más segura, abro el Facebook y siempre hay algún tipo de información que se encarga de joderte el día y hacerte sentir que la cagas como madre, que nunca seremos suficientemente buenas, ni estaremos a la altura de la Maternidad, con mayúsculas,

    Pero solo nos queda confiar en nuestro instinto. Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s